lunes, 29 de noviembre de 2010

San Andrés Apóstol (30 de Noviembre)

"Uno de los dos que oyeron las palabras de Juan (el Bautista) y siguieron a Jesús era Andrés, el hermano de Simón Pedro. Al primero que encontró fue a su propio hermano Simón, y le dijo: 'Hemos encontrado al Mesías', que traducido significa Cristo".

Jn 1, 40-42


La Comunión de los Apóstoles (fragmento) por Mirna Marano (apóstol Andrés con vestimenta verde oscuro).

domingo, 28 de noviembre de 2010

Orar en cuerpo y alma

(...) "Los ángeles son seres incorpóreos, pero nosotros no. Dios nos ha hecho con cuerpo y alma y, para ser completos, debemos adorar a Dios con el cuerpo y el alma. Nada es más central en el cristianismo que su afirmación del significado de la realidad material. Uno de los más importantes papeles desempeñados por los iconos en la historia cristiana ha sido la proclamación de la realidad física de Jesucristo, Dios encarnado. Cristo tenía, y tiene, rostro. Tenía, y tiene, cuerpo. En los iconos de María con su hijo en los brazos, siempre vemos los pies del niño desnudos, para que nos recuerden que caminó sobre la tierra. (...) Mediante la solicitud protectora hacia la creación y, sobre todo, mediante la solicitud para con el prójimo, es como más claramente manifestamos nuestro amor a Dios. Una de las cosas más extrañas que ha sucedido con la oración en gran parte del cristianismo occidental (...) ha sido la drástica erosión de la dimensión física de la vida espiritual. La oración se ha convertido fundamentalmente en una actividad de la cabeza. Muchos nos hemos convertido en una especie de aves que tratan de volar con una sola ala. Y los iconos pueden contribuír a que nos crezca de nuevo el ala perdida: el aspecto físico de la oración. ¿Rezas con los ojos cerrados? Como los iconos son objetos físicos, sirven de invitación a mantener los ojos abiertos cuando oramos. (...) Los iconos ayudan a resolver un problema muy simple: Si oro con los ojos abiertos, ¿qué debo mirar? No tiene por qué ser un icono, pero los íconos son una opción buena y útil. Sirven como puentes hacia Cristo, como vínculos con los santos, como recordatorio de acontecimientos esenciales de la historia de la salvación.

De Orar con los Iconos, Jim Forest, Ed. Sal Terrae, 2002.
Icono: Virgen Odigitria ("la que indica el camino") por Elena Storni.

Santa Catalina Labouré (28 de Noviembre)

"Oh, María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti". Catalina escuchó: "Hay que hacer una medalla semejante a esto que estas viendo. Todas las personas que la lleven, sentirán la protección de la Virgen".

Ntra. Sra. de la Medalla Milagrosa (27 de Noviembre)

"Estos rayos luminosos son las gracias y bendiciones que yo expando sobre todos aquellos que me invocan como Madre..."


De María Inmaculada a Santa Catalina Labouré.

Ntra. Sra. de la Medalla Milagrosa, imagen venerada en la parroquia del mismo nombre, Adrogué, Pcia. Bs.As, Argentina.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Plegaria del Iconógrafo

Enséñame Señor, a usar bien el tiempo que me das para trabajar, a emplearlo sin perder nada. Enséñame a aprovechar los errores pasados, sin caer en el escrúpulo que carcome. Enséñame a prever el plan sin atormentarme, a imaginar la obra sin abatirme, si es que surge de otra manera. Enséñame a unir la rapidez y la lentitud, la serenidad y el fervor, la pasión y la paz. Al comenzar la obra ayúdame en mis debilidades y, sobre todo, llena Tú mismo los vacíos de mi obra. Señor, en toda labor de mis manos deja una gracia de Tí, para hablar a los otros y una falta mía para hablar de mi mismo. Guarda en mí la esperanza de la perfección, sin que me descorazone. Guárdame en la impaciencia de la perfección, sin que me funda en el orgullo. Purifica mi mirada, no me dejes olvidar jamás que todo el saber es vano y el trabajo es vacío, si no hay amor, y que el amor me une a los demás porque me une a Tí, Señor. Enséñame a orar con mis manos. Hazme recordar que la obra de ellas te pertenece y a ti solo dará gloria. Amén.

De ¡Me saciaré de tu semblante! Reflexiones sobre iconos, Lizzie Blazquez de Ortíz, Ediciones CIAFIC, 2006.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Santa Catalina de Alejandría, Doctora de la Iglesia (25 de Noviembre)

Santa Catalina de Alejandría, sabia y elocuente, quisiéramos parecernos a ti en ese conocimiento admirable de las ciencias y de la fe para ser testigos de Jesús en el mundo. Por tu intercesión que seamos siempre capaces de dar razones de nuestra creencia y esperanza, por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.




Santa Catalina de Alejandría (izq) y Santa Catalina de Siena (der), Ambrogio da Fossano, Galería Nacional, Londres.
De Come Riconoscere I Santi E I Patroni, Fernando y Gioia Lanzi, Ed. Jaca Book, 2007.

Invitación


El Taller de Iconografía San Nicolás participará con algunos de sus trabajos en el X Encuentro de Iconografía Argentina.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Santa Cecilia (22 de Noviembre)

Señor, que hiciste fecunda la sangre de tus mártires, que la intercesión de Santa Cecilia nos proteja hoy y siempre y que su ejemplo nos aliente en nuestras dificultades. Amén.




Altar mayor de Santa Cecilia en Trastévere, Roma, Italia.
El Martirio de Santa Cecilia de Stefano Maderno.

domingo, 21 de noviembre de 2010

El icono como ejemplaridad

(...) "Aunque hacemos imagenes de los hombres-escribe San Cirilo de Alejandría-, no las hacemos para adorarlas como a dioses, sino para que, al mirarlas, seamos impelidos [impulsados] a su emulación".

(...) La Iglesia ve en el icono uno de los medios por los que su predicación llega a los fieles, incitándolos a realizar su vocación en la tierra, es decir, a adquirir la semejanza de Dios. Algunas de esas imagenes pueden parecer duras para nuestra sensibilidad, por ejemplo aquellas que nos presentan a santos con rostros macilentos [delgados, demacrados, alicaídos]. Pero lo que quieren destacar dichos iconos es la necesidad de la victoria sobre las pasiones como condición indispensable para la esiritualización del rostro humano, que es el reflejo del alma. Las imagenes de los santos irradian paz, no la paz del "pacifista", sino de aquel que ha pasado por el combate interior, del que ha alcanzado el triunfo sobre el desorden de sus pasiones. No hay Pascua sin Viernes Santo, y no se puede llegar a la alegría de la resurrección transfigurante sin que la semilla del alma no se halla previamente hundido en el surco del dolor. Los Padres griegos amaban exhortar a la apátheia, es decir, al estado de quien ha vencido el caos interior, alcanzando cierta "impasibilidad" superior. San Gregorio de Nyssa hablaba de "la pasión impasible". Esto es lo que se intenta reflejar a través de los rostros a veces macilentos de los santos iconizados.

Especial relevancia en esta predicación, muda pero tan elocuente, tienen los íconos de los mártires. No en vano dice Santo Tomás que "el martirio es el signo de la caridad suprema". La Iglesia venera con especial predilección a "los amigos heridos del Esposo", y la iconografía está ampliamente poblada por esa nube de testigos. Los representa inmóviles, con los ojos bien abiertos, como habiendo alcanzado, tras la dura prueba, el gozo supremo de la contemplación final. Entre los mártires y los iconos reina una sintonía especial, porque también el icono fue mártir, especialmente durante la querella iconoclasta, cuando la sangre de los héroes de la fe se mezcló con las parcelas de los iconos destrozados.


De El Icono Esplendor de lo Sagrado, P. Alfredo Saenz, S.J, Ediciones Gladius, 2004.

Iconos de Elena Storni en el VI Encuentro de Iconografía Argentina (Izq: Ascensión del Señor, Der: Cristo Arquitecto del Mundo).

viernes, 19 de noviembre de 2010

Cristo Rey (21 de Noviembre)

(...) 'Jesús, acuérdate de mi cuando vengas a establecer tu Reino'. El le respondió: 'Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso'.



Lc 23, 42-43




Rey de Reyes por Elena Storni.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Santa Isabel de Hungría (17 de Noviembre)

Que el Señor nos conceda como a Santa Isabel de Hungría, el don de un gran desprendimiento para dedicar nuestra vida y nuestros bienes a ayudar a los más necesitados. Amén.

domingo, 14 de noviembre de 2010

San Alberto Magno (15 de Noviembre)

Señor, que hiciste insigne al Obispo San Alberto Magno porque supo conciliar de modo admirable la ciencia divina con la sabiduría humana, concedenos a nosotros aceptar de tal forma su magisterio que, por medio del progreso de las ciencias, lleguemos a conocerte y a amarte mejor. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


El milagro de San Alberto Magno, Catedral de Agnani, Lacio, Italia.

San Martín de Tours (11 de Noviembre)

Dios que conoces que por nuestras fuerzas no podemos subsistir, concédenos que por la intercesión de tu confesor y pontífice San Martín , seamos fortalecidos de todos los males que nos acechan, por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

San Leon Magno (10 de Noviembre) Papa y Doctor de la Iglesia

"... Invito a todos a profundizar en el misterio de la Encarnación, que como decía San León Magno, significa que el Señor no es extraño al género humano sino al pecado; ha venido en ayuda de nuestra debilidad y en el encuentro con Él está la mayor alegría de nuestra vida".




S.S Benedicto XVI, Audiencia General, Nov 2008.

Dedicación Basílica San Juan de Letrán (9 de Noviembre)

Aquí se firmó en 1929 el Tratado de Letrán por el cual Pío XI logró la libertad papal de todo soberano temporal y con ello el libre ejercicio de su labor evangelizadora.


Ábside de la Basílica San Juan de Letrán, Roma.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

San Martín de Porres (3 de Noviembre)

Señor tu condujiste a San Martín a la gloria eterna por medio de su humildad. Ayúdanos, te rogamos, a seguir su ejemplo de santidad y poder ser dignos de ser exaltados junto con él en el cielo. Amén.


Todos los fieles difuntos (2 de noviembre)

"Una flor sobre su tumba se marchita, una lágrima sobre su recuerdo se evapora. Una oración por su alma la recibe Dios"

San Agustín.

martes, 2 de noviembre de 2010

Todos los Santos (1º de noviembre)

Señor Jesús: que cada uno de nosotros logremos formar parte, también, un día en el cielo y para siempre, del número de tus santos. Amén.