viernes, 31 de diciembre de 2010

Santa María, Madre de Dios (1º de Enero)

"Pero cuando se cumplió el tiempo establecido, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer y sujeto a la Ley, para redimir a los que estaban sometidos a la Ley y hacernos hijos adoptivos".

Gal 4, 4-5



Madre de Dios por Elena Storni.

Colores del vestido (de la Madre de Dios y del niño)


En los tiempos del Señor, la vestimenta de los sirio-palestinos, estaba formada por 4 partes: la túnica, el manto, el cinturón y las sandalias. La túnica o camisa (chiton), cubría todo el cuerpo; su color-en el hombre-era rojo, amarillo o negro. Para la mujer generalmente azul; bordada en los bordes. La túnica se ajustaba con el cinturón. La vestimenta se completaba con el imation (manto) que, en el caso de las mujeres, se llamaba mophorion, llevaban la cabeza cubierta y también la espalda. (...)

El mophorion y la túnica están bordados en dorado y otros colores preciosos. La simbología iconografica-más tarde-dará una interpretación teológica de los colores del vestido de la Madre de Dios. Cuando se quiere resaltar la virginidad perpetua, será azul o celeste: para simbolizar la majestad de la Madre de Dios, el manto será de color púrpura o rojo. Pero cuando el manto es de color púrpura, significa la participación en la divinidaad por haber dado la naturaleza humana a su Hijo.
Éste, el Niño Dios, está en los brazos de su Madre vestido con el chiton: túnica bordada en amarillo o rojo; manto tejido, color oro, indicando la majestad divina. En los iconos posteriores a éstos (en el mundo eslavo), la Virgen María lleva el kobluk; es una particularidad de aquellas regiones.

La tradición bizantina y eslava ha conservado, hasta nuestros días, la forma primitiva del vestido de la mujer, pero agregándole o cambiando algunos colores para destacar la simbología teológica específica; títulos y prerrogativa de la Madre de Dios: siempre Virgen, maternidad divina.

De La Madre de Dios en los iconos bizantino-eslavos, P.L.Glinka, Ed. Bonum, 1990.

Icono: Virgen de la ternura por Nora Makovitz.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Pensamiento

"La pintura tiene que ser, para el ojo de la persona, lo que la palabra es para el oído: exhortación, ánimo, instrucción".


San Basilio Magno (obispo, s. IV)



Virgen de la Ternura por Elena Storni.

martes, 28 de diciembre de 2010

Características de las imagenes (de María y Jesús niño)

La Madre de Dios, la Madre de Jesucristo, siempre aparece con su Hijo divino en brazos (aunque puede haber alguna excepción). El fundamento teológico de esta forma de representación, está en la definición dogmática del concilio ecuménico de Éfeso (431). en el mismo se proclama, como verdad de fe, que la Virgen María es Madre de Dios (Theotokos), (...) a partir de entonces, las imagenes marianas siempre llevan las letras griegas MP (madre) y OY (de Dios), para hacer notar su divina maternidad. (...) Su mirada inspira sencillez y misericordia. Gran parte de su frente está oculta por el mophorion (u omophorion, manto o velo largo) que cubre además la cabeza de la Madre de Dios, signo de nobleza real. Las tres estrellas-de la frente y los hombros-simbolizan su virginidad: antes, durante y después del parto. (...) Hay iconos que muestran a la Madre de Dios, sentada; parada, Orante, o sola en forma de busto (...). Son imagenes cristocéntricas, sosteniendo al Niño Dios con su brazo izquierdo o derecho; el Niño aparece, unas veces, parado sobre la falda de su madre; otras, sentado o recostado contra su pecho (en actitud de arrullo). Este Niño aparenta tener de 5 a 6 años; totalmente vestido, ya que el desnudo no está permitido en el arte oriental, con excepción del Cristo crucificado. Muy pocas veces se notarán los pies descalzos del Niño (sí en los íconos posteriores, los de influencia occidental).


De La Madre de Dios en los iconos bizantino-eslavos, P.L.Glinka, Ed. Lumen, 1990.

Icono: Virgen con niño (detalle) por Elena Storni.

lunes, 27 de diciembre de 2010

Santos Inocentes (28 de Diciembre)

"Así habla el Señor: ¡Escuchen! En Ramá [cerca de Belén] se oyen lamentos, llantos de amargura: es Raquel [esposa de Israel] que llora a sus hijos; ella no quiere ser consolada, porque ya no existen".

Jr 31, 15



Santos Inocentes, Giotto.

San Juan Apóstol y Evangelista (27 de Diciembre)

"Uno de ellos –el discípulo al que Jesús amaba– estaba reclinado muy cerca de Jesús".



Jn 13, 23



Cristo y San Juan por Mirna Marano.



Sagrada Familia de Nazareth (26 de Diciembre)

Sagrada Familia de Nazaret, comunión de amor de Jesús, María y José, modelo e ideal de toda familia cristiana, a ti confiamos nuestras familias. Haz de cada una un santuario en el que se recibe y se respete la vida: una comunidad de amor abierta a la fe y a la esperanza, un hogar en el que reinen la comprensión, la solidaridad; y en el que se viva la alegría de la reconciliación y de la paz.
Concédenos que todas nuestras familias tengan una vivienda digna en la que nunca falten el pan suficiente y lo necesario para una vida verdaderamente humana.
Abre el corazón de nuestros hogares a la oración, a la recepción de la Palabra de Dios y al testimonio cristiano; que cada una de nuestras familias sea una auténtica Iglesia doméstica en la que se viva y se anuncie el Evangelio de Jesucristo. Amén.

Sagrada Familia por Rubén Nogueira.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Natividad del Señor (25 de Diciembre)

"(...) La gracia de Dios, que es fuente de salvación para todos los hombres, se ha manifestado".


Tit 2, 11




Natividad de Avia por Elena Storni.



"(...) Un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado"





Is 9, 5







Natividad por Graciela Maggi.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

La mirada iluminada

Uno de los secretos más difíciles de llegar a revelar (...) es la mirada (en las imagenes), que es como la suma de todos los valores espirituales y humanos contenidos en el prototipo. Es el centro de toda expresividad. (...) La mirada y la transparencia interior están intrínsecamente unidas. La plenitud del espíritu resplandece en los ojos. La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará luminoso (Mt 6, 22). Los ojos revelan el estado de ánimo del ser humano, así como la serenidad, el sentimiento del hombre. por eso, la imagen, debe contener el mensaje divino-humano para poder, de esta forma, asemejarse a la mirada de la persona. Un icono que no transmite algo, no tiene vida; es profano. La mirada-en el icono-es presencia de lo divino; es visión del más allá, es aquello que supera todo lo humanamente visible. El Señor, la Madre de Dios nos contemplan-a través del icono-profundamente, con mirada tierna, misericordiosa, majestuosa, dulce; de manera contraria a lo que ocurre con algunas personas, cuya mirada puede ser seductora, odiosa, antipática, falta de vida espiritual.

En el encuentro del observador con la obra de arte (el icono), se produce una comunión entre dos almas: por un lado, la esperanza, la misericordia y el amor; y por otro, el dolor y el pecado del hombre. La imagen es el símbolo real de la comunicación del misterio y del poder divino.

Con su mirada, el Pantocrátor domina el universo, gobierna, ama; y la Madre de Dios guía a los afligidos por el camino de la esperanza hacia su Hijo. A través de sus ojos, la Virgen María comunica al hombre lo que la palabra no llega a expresar. (...) Los ojos-en los iconos-tienen por objetivo transmitir la belleza divina; la santidad, el misterio de Dios, e infundir en el hombre, perdido, desorientado, falto de capacidad para amar y ser amado, la misericordia y el perdón-siempre que en él se produzca una apertura del espíritu para recibir esos dones.

Un pintor sin una carga de vivencia espiritual y sin preparación teológica no puede llegar a lograr ese toque mágico para que realmente la mirada en la imagen sea una belleza espiritual, lograda por medio de la realidad humana.

(...) el estado de ánimo del pintor que vuelca sus tormentos o su unión con Dios, se agudiza en la realización de su pintura, pasando a formar parte de la misma. Tanto es así que existe una cantidad de imagenes carentes de vivencias espirituales y, por lo tanto, carentes de sentido religioso y de un mensaje divino. Cristo-Dios abrió los ojos de los ciegos simbolizando la aceptación de la fe. Les tocó los ojos, diciendo: "Hagase en vosotros según vuestra fe" (Mt 9, 29) Ningún hombre a visto el rostro de Dios. Él solo se ha revelado a través de Jesucristo. Las imagenes transmiten la mirada del Señor en forma humana, inspirándose en el relato de la Transfiguración (Mt 17, 2).


De La Madre de Dios en los iconos bizantino-eslavos, P. L. Glinka, Ed. Lumen, 1990.

Icono: El Mandylion (detalle) por Elena Storni.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Salón Arte Sacro 2010 Museo Claudio L. Sempere

1er Premio Categoría Iconos Salón Arte Sacro 2010
Museo Claudio L. Sempere
La Majestad del Señor por Elena Storni
2º Premio Categoría Iconos Salón Arte Sacro 2010
Museo Claudio L. Sempere
Santiago Apóstol por Graciela Maggi.
El 18 de Diciembre se realizó la apertura del Salón de Arte Sacro 2010 organizado por el Museo Claudio León Sempere de la localidad de Burzaco, partido de Alte. Brown.
El 1er premio en la categoría Iconos correspondió a la sra. Elena Storni quien también obtuvo el 3er premio en la categoría Pintura. El 2º premio en la categoría Iconos lo obtuvo la sra. Graciela Maggi. Felicitaciones a nuestras compañeras del Taller de Iconografía San Nicolás!

"No hieran, no humillen pero defiendan la religión con toda su alma".







San Pedro Canisio SJ

miércoles, 15 de diciembre de 2010

La belleza espiritual

Una antigua leyenda de Kiev, narra que el gran príncipe del Estado de la Rus-hoy Ucrania- había enviado a hombres "buenos e inteligentes" para observar la celebración litúrgica de cada religión (en su manifestación exterior), regresando a Kiev, después de haber presenciado en Roma (rito latino), Constantinopla-actual Estambul- (rito bizantino) y entre los musulmanes (Islam). Estos viajeros, se expresaban así ante Vladymyr sobre la celebración litúrgica bizantina: "No sabíamos si estábamos en el cielo o en la tierra, pues no hay aquí un espectáculo o belleza semejante. No sabemos cómo describirlo. Lo único que podemos afirmar es que allí Dios mora entre los hombres y el servicio divino es mejor que en cualquier otro país. No podemos olvidar lo bello de todo aquello" Ese era el relato de los enviados. Los mensajeros, una y otra vez se referían-con viva emoción-a la celebración litúrgica bizantina con el término "belleza", palabra que encierra un mensaje teológico: "Allí está Dios entre los hombres".

Lo bello-para la espiritualidad oriental-significa presencia divina, donde mora Dios.

No son necesarias las pruebas filosóficas para probar que Dios existe, sino aquellas que (...) existen en sí mismas por su belleza espiritual: el icono. Si existe el icono de la Sma. Trinidad, Dios existe, Uno y Trino. Si existe el icono de la Madre de Dios, ella también existe, por consiguiente.

La belleza-en la iconografía mariana eslava-no es solamente algo humano, "no es armonía física o artística que inspira placer y admiración", sino que es el criterio de la verdad revelada.

La admiración y devoción al icono van unidos. La oración transmite serenidad al ser, y este, a su vez, se dispone a exaltar la belleza espiritual del prototipo, representado en la imagen sagrada. (...) Según los cánones del arte bizantino, no es suficiente saber pintar, sino que el creador de la obra tiene que captar la belleza divina. (...) El artista, para pintar, tiene que creer, ante todo que lo bello no es algo estético-humano, que sirve para recrear el ojo profano, sino que es algo sobrenatural. (...) Este tipo de pintura exige el silencio y la abstracción de la mente. "Que toda carne humana, se sumerja en el silencio". Lo bello del icono es testimonio de verdad; de esta manera el hombre concibe la belleza como una referencia para la búsqueda de lo eterno. (...) El autor del icono, entonces, no es aquel que busca expresar ideas y sentimientos personales, sino que es un mediador que refleja la visión de lo sobrenatural. El icono es la auténtica teología de la belleza divina. Esto lo sostiene San Agustín al decir: "Es el único instrumento capaz de expresar lo que la palabra no alcanza a concretar en el alma del creyente".


De La Madre de Dios en los iconos bizantino-eslavos, P. Luis Glinka, Ed. Lumen, 1990.

Icono: Virgen de Vladimir, S. XII, Galería Tretyakov, Moscú.

martes, 14 de diciembre de 2010

Santa Adela (16 de Diciembre)



"La vida de esta reina es una maravilla de gracia y de bondad"

San Odilón, director espiritual de Santa Adela.



Santa Adela (parcial), imagen venerada en la capilla de igual nombre, Longchamps, Pcia. Bs.As, Argentina.

lunes, 13 de diciembre de 2010

La teología de los iconos


El arte iconográfico tiene por misión: (...) posibilitar la visión trascendente (...), restablecer el nexo existente entre el mundo visible y el mundo invisible.

Algo específico del icono es la imitación de lo que se contempla en orden a la santificación del cristiano. Un icono, una cruz, son portadores de una energía espiritual, capaz de contribuír a la obra de salvación del hombre. Los iconos de los santos (...) son imagenes que irradian paz, la paz del que ha pasado por el combate interior, del que triunfó sobre las pasiones.

Los iconos subliman la inteligencia del hombre por medio de la enseñanza de los misterios de Dios; su memoria, a través del recuerdo de la presencia simbolizada en él, y la voluntad, como consecuencia de la santificación que proponen.

De Orando a Jesús en los iconos, P. Elías Cavero Domínguez, Ed. Bonum, 2004.

Icono: Paternidad por Elena Storni.

domingo, 12 de diciembre de 2010

San Juan de la Cruz, Doctor de la Iglesia (14 de Diciembre)


Concédenos, Señor, por los méritos y ruegos de San Juan de la Cruz, que, imitando ahora sus virtudes, merezcamos en el Cielo ser compañeros de su gloria por los siglos de los siglos. Amén.




Santa Lucía (13 de Diciembre)

Santa Lucía, que tienes el nombre de la luz, confiados recurrimos a ti, para que Cristo por tu intermedio, nos alcance la luz de la fe. Te pedimos también la salud de nuestros ojos, para que usando de ellos, nunca perdamos de vista nuestra salvación. Amén.



Santa Lucía, icono ruso (parcial), venerado en la Iglesia de los Santos Jeremías y Lucía, Venecia, Italia. (Estampa cedida por Graciela Maggi-2010).

sábado, 11 de diciembre de 2010

Ntra. Sra. de Guadalupe (12 de Diciembre)

"Madre Santísima de Guadalupe. Madre de Jesús, condúcenos hacia tu Divino Hijo por el camino del Evangelio, para que nuestra vida sea el cumplimiento generoso de la voluntad de Dios. Condúcenos a Jesús, que se nos manifiesta y se nos da en la Palabra revelada y en el Pan de la Eucaristía. Danos una fe firme, una esperanza sobrenatural, una caridad ardiente y una fidelidad viva a nuestra vocación de bautizados. Ayúdanos a ser agradecidos a Dios, exigentes con nosotros mismos y llenos de amor para con nuestros hermanos. Amén".


Ntra. Sra. de Guadalupe por Elena Storni. Imagen venerada en la Parroquia Ntra. Sra. de la Medalla Milagrosa, Adrogué, Pcia. Bs.As, Argentina.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Ntra. Sra. de Loreto (10 de Diciembre)

María, Madre nuestra, a ti acudimos hoy llenos de confianza, recibe nuestra humilde plegaria.Tú, que llevaste en tu seno al Salvador, acepta nuestra expresión de fe y amor filial, mientras en espíritu nos trasladamos a la Santa Casa de Loreto, que por la presencia de tu Sagrada Familia es la Casa Santa, en la que debe inspirarse toda familia cristiana. Que en ella cada hijo, aprenda de Jesús, la obediencia, el estudio y el trabajo. De ti, María, cada mujer aprenda la humildad y el espíritu de sacrificio. De José, que vivió para Jesús y para ti cada hombre aprenda a amar a Dios y a su familia en felicidad y rectitud. María, Madre nuestra, te rogamos que intercedas ante tu Hijo por la Iglesia Universal, por el Papa, por nuestro Obispo, por nuestra Patria, por los que sufren, por los pecadores, y por todas las familias del mundo, especialmente las que están más alejadas de Jesús. Amén.

San Juan Diego (9 de Diciembre)

Juan Diego, gracias por el mensaje evangelizador que con humildad nos has entregado.
Gracias a ti sabemos que la Virgen Santísima de Guadalupe es la Madre del verdadero Dios por quien se vive y es la portadora de Jesucristo que nos da su Espíritu que vivifica a nuestra Iglesia.
Gracias a ti sabemos que Santa María de Guadalupe es también nuestra Madre amorosa y compasiva, que escucha nuestro llanto, nuestra tristeza; porque Ella remedia y cura nuestras penas, nuestras miserias y dolores.
Gracias al obediente cumplimiento de tu misión sabemos que Santa María de Guadalupe nos ha colocado en su corazón, que estamos bajo su sombra y resguardo, que es la fuente de nuestra alegría, que estamos en el hueco de su manto, en el cruce de sus brazos.
Gracias Juan Diego por este mensaje que nos fortifica en la Paz, en la Unidad y en el Amor.

Eduardo Chávez Sánchez Postulador Oficial de la Causa de Canonización de Juan Diego.

La expresión en los iconos

Los iconos están pintados con normas del pasado, sus formas y colores no dependen de la imaginación o del gusto del iconógrafo, sino que han ido pasando de generación en generación, en obediencia a una tradición venerable. Para saber que dice este icono, se deben conocer las leyes del espacio establecidas por los Padres de la Iglesia. El pintor de iconos no copia la naturaleza, no se preocupa del movimiento ni de la perspectiva, sus figuras carecen de espesor, los paisajes son esquemáticos con árboles estilizados y rocas talladas en forma de escaleras.

Ausencia de volumen: el icono excluye el volumen. Sus figuras son esquemáticas, sugieren la presencia de otra dimensión: la de la trascendencia, la del misterio representado.

Ausencia de perspectiva: no es que el iconógrafo desconozca las leyes de la perspectiva, sino que la utiliza como un recurso que ha dado en llamarse "perspectiva invertida". Las líneas de la perspectiva no se hallan en un punto de fuga, detrás de la pintura, sino en un punto puesto adelante. Este procedimiento esconde la intencionalidad de involucrar en la escena a quien la contempla.

Ausencia de movimiento: las figuras son sobrias, los gestos estilizados, generalmente están de frente. La falta de movimiento no tiene que ver con la falta de vitalidad. El santo está inmóvil porque ha sido introducido en la paz inamovible de la vida divina. Los que aún no han encontrado la paz en Dios, o simplemente no han alcanzado la meta final, aparecen representados en movimiento.

Ausencia de sombras: Así como en la Jerusalen celestial no hay necesidad de sol ni de luna que la iluminen, porque la gloria de Dios lo ilumina todo (Apoc 21,2), de manera análoga, en los íconos, la luz divina lo esclarece todo. Por eso los personajes y los objetos que integran el icono no son iluminados de tal o cual lado por un rayo de luz. Tampoco proyectan sombras, ya que no las hay en el Reino de Dios.

Ausencia de una arquitectura realista: la arquitectura representada en los iconos precisa el lugar donde se desarrolla el hecho: una casa, una ciudad. Estos elementos solo sirven de fondo, nada acontece en el edificio, sino delante de él. Esto tiene un sentido simbólico: los hechos que representan los iconos, si bien sucedidos en lugar concreto, de alguna manera lo exceden, y aunque sucedieron en un tiempo concreto, trascienden dicho tiempo y se proyectan al futuro.

El simbolismo en los colores: la gama de los colores solo es comprensible a la luz de la simbología. (...) La luz del oro simboliza lo divino. Dios es luz y su Encarnación es el ingreso de la luz en la historia del hombre. El iconógrafo llama "luz" al fondo de oro de la pintura, que simboliza la Gloria Divina que irradia su propia luz. No es un color, es luz. (...) El color rojo y el púrpura representan lo divino; el verde y el azul, lo terreno; el blanco, la equidad y la pureza; el rojo, el martirio, el fuego.

Para la realización de un icono, el artista procede con un método de iluminación progresiva, de tonos sombríos a tonos más claros, reproduciendo la imagen del crecimiento espiritual del hombre hacia la "luz".
Presencia y nombre de lo representado: La obra del iconógrafo queda cumplida cuando le pone el título. (...) Dice la tradición oriental: "si el nombre de Dios no se puede pronunciar en vano, tampoco se lo puede pintar en vano".
De Orando a Jesús en los iconos, P. Elías Cavero Domínguez, Ed. Bonum, 2004.
Icono: Madre de Dios (detalle) por Nora Makovitz.

jueves, 9 de diciembre de 2010

La oración ante los iconos

"Existe una complementariedad entre la Palabra y la Imagen Sagrada... lo que la Palabra lleva al oído, la imagen lo lleva a la vista"

San Juan Damasceno


En los tiempos que nos toca vivir, es fácil ser víctima de las imagenes que nos rodean: carteles, tv, videos, vidrieras. Lo que vemos va quedando grabado en nuestra memoria. Tenemos que salvaguardar nuestra vida espiritual en medio de esta sociedad, enriquecer nuestro espacio interior, mantener nuestros ojos fijos en la Belleza del Señor.

Los iconos son imagenes que nos permiten contemplar los misterios de Dios, ir asimilando el contenido de la fe, conocer quien es Cristo, su Encarnación, su Navidad, su Epifanía, su Bautismo, su Muerte, su Resurrección. Ir aprendiendo así mismo quien es la Virgen y quienes los santos. Es una manera de expresar nuestra fe, una forma de mostrar lo invisible, a través de elementos sensibles. Son imagenes que nos invitan a crecer, en semejanza a ellos.

Los iconos no son fáciles de observar. A primera vista se manifiestan como algo rígido, sin vida, esquemático. Gradualmente, después de una presencia paciente y orante, empiezan a hablarnos, y cuando nos hablan lo hacen más a "nuestros sentidos interiores, que exteriores", hablan al corazón que busca a Dios.

La imagen es un "Sacramental" de la Iglesia: se bendice la imagen para que tenga la fuerza de la gracia y comunique su presencia. Una presencia que se propone, como una ventana que se abre a la eternidad, para entrar en comunicación con Cristo, con la Madre de Dios y con los santos, es una posibilidad de contemplar lo invisible. Detrás de sus dos dimensiones está Dios, que está más allá de cualquier dimensión o tamaño.

En la Encarnación de Dios, de un Dios que se abaja hasta el hombre para tomarlo de la mano, está el origen de la imagen sacra: Cristo es la imagen del dios invisible (Col 1, 15), por eso pintar iconos es proclamar la verdad del misterio de Cristo. "Aquel que no puede ser visto, tomando carne se ofreció, para ser visto..."

Contemplándolos, aprendemos que el mejor icono de Dios es el santo: "Transformado en esa misma imagen" dice Pablo (2 Cor 3, 18).

Cuando un ser humano ha llegado a la plenitud de la madurez espiritual, por obra del Espíritu Santo, es "imagen que se asemeja". (...) Cada icono por separado tiene una historia que contar, pero juntos tienen una historia de salvación.


De Orando a Jesús en los iconos, P. Elías Cavero Domínguez, Ed. Bonum, 2004.
Iconos: Arcángeles Gabriel y Miguel por Graciela Maggi.

martes, 7 de diciembre de 2010

Inmaculada Concepción de María (8 de Diciembre)


Santísima Virgen, yo creo y confieso tu Santa e Inmaculada Concepción pura y sin mancha. ¡Oh Purísima Virgen!, por tu pureza virginal, tu Inmaculada Concepción y tu gloriosa cualidad de Madre de Dios, alcanzame de tu amado Hijo la humildad, la caridad, una gran pureza de corazón, de cuerpo y de espíritu, una santa perseverancia en el bien, el don de oración, una buena vida y una santa muerte. Amén.

San Ambrosio, Obispo y Dr de la Iglesia (7 de Diciembre)




"Es más honroso huir de las injurias callando que vencerlas contestando a ellas"

San Ambrosio de Milán.

domingo, 5 de diciembre de 2010

San Nicolás de Bari o de Myra (6 de Diciembre)

Santo Obispo Nicolás, patrono y guía de nuestro taller de iconografía, intercede ante el Señor, para que conservemos el don de la fe que nos fortalece y así, seguir"escribiendo" con humildad, las imagenes de tu Iglesia. Amén.








San Nicolás por Elena Storni.

San Juan Damasceno, Doctor de la Iglesia (4 de Diciembre)



"(...) lo que la palabra es para el oído, el ícono lo es para la vista"

San Juan Damasceno, Doctor de la Iglesia y teólogo de las imágenes.

San Juan Damasceno, icono venerado en Monte Athos, siglo XIV.

San Francisco Javier (3 de Diciembre)

Señor, que le diste a San Francisco Javier un intenso amor por la salvación de los pueblos que no te conocen, te pedimos que a ejemplo suyo, experimentemos la voluntad de evangelizar a todos los que no saben de tu existencia. Amén.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Santa Bibiana (Viviana) 2 de Diciembre

Santa Bibiana, que sufriste la persecución por tu enorme fe, intercede con tu ayuda en favor de los perseguidos por sus creencias religiosas. Amén.







Santa Bibiana por Gian Lorenzo Bernini, altar principal de la Iglesia de Santa Bibiana, Roma.