martes, 28 de diciembre de 2010

Características de las imagenes (de María y Jesús niño)

La Madre de Dios, la Madre de Jesucristo, siempre aparece con su Hijo divino en brazos (aunque puede haber alguna excepción). El fundamento teológico de esta forma de representación, está en la definición dogmática del concilio ecuménico de Éfeso (431). en el mismo se proclama, como verdad de fe, que la Virgen María es Madre de Dios (Theotokos), (...) a partir de entonces, las imagenes marianas siempre llevan las letras griegas MP (madre) y OY (de Dios), para hacer notar su divina maternidad. (...) Su mirada inspira sencillez y misericordia. Gran parte de su frente está oculta por el mophorion (u omophorion, manto o velo largo) que cubre además la cabeza de la Madre de Dios, signo de nobleza real. Las tres estrellas-de la frente y los hombros-simbolizan su virginidad: antes, durante y después del parto. (...) Hay iconos que muestran a la Madre de Dios, sentada; parada, Orante, o sola en forma de busto (...). Son imagenes cristocéntricas, sosteniendo al Niño Dios con su brazo izquierdo o derecho; el Niño aparece, unas veces, parado sobre la falda de su madre; otras, sentado o recostado contra su pecho (en actitud de arrullo). Este Niño aparenta tener de 5 a 6 años; totalmente vestido, ya que el desnudo no está permitido en el arte oriental, con excepción del Cristo crucificado. Muy pocas veces se notarán los pies descalzos del Niño (sí en los íconos posteriores, los de influencia occidental).


De La Madre de Dios en los iconos bizantino-eslavos, P.L.Glinka, Ed. Lumen, 1990.

Icono: Virgen con niño (detalle) por Elena Storni.

No hay comentarios:

Publicar un comentario