viernes, 31 de diciembre de 2010

Colores del vestido (de la Madre de Dios y del niño)


En los tiempos del Señor, la vestimenta de los sirio-palestinos, estaba formada por 4 partes: la túnica, el manto, el cinturón y las sandalias. La túnica o camisa (chiton), cubría todo el cuerpo; su color-en el hombre-era rojo, amarillo o negro. Para la mujer generalmente azul; bordada en los bordes. La túnica se ajustaba con el cinturón. La vestimenta se completaba con el imation (manto) que, en el caso de las mujeres, se llamaba mophorion, llevaban la cabeza cubierta y también la espalda. (...)

El mophorion y la túnica están bordados en dorado y otros colores preciosos. La simbología iconografica-más tarde-dará una interpretación teológica de los colores del vestido de la Madre de Dios. Cuando se quiere resaltar la virginidad perpetua, será azul o celeste: para simbolizar la majestad de la Madre de Dios, el manto será de color púrpura o rojo. Pero cuando el manto es de color púrpura, significa la participación en la divinidaad por haber dado la naturaleza humana a su Hijo.
Éste, el Niño Dios, está en los brazos de su Madre vestido con el chiton: túnica bordada en amarillo o rojo; manto tejido, color oro, indicando la majestad divina. En los iconos posteriores a éstos (en el mundo eslavo), la Virgen María lleva el kobluk; es una particularidad de aquellas regiones.

La tradición bizantina y eslava ha conservado, hasta nuestros días, la forma primitiva del vestido de la mujer, pero agregándole o cambiando algunos colores para destacar la simbología teológica específica; títulos y prerrogativa de la Madre de Dios: siempre Virgen, maternidad divina.

De La Madre de Dios en los iconos bizantino-eslavos, P.L.Glinka, Ed. Bonum, 1990.

Icono: Virgen de la ternura por Nora Makovitz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario