viernes, 9 de abril de 2010

Arte Bizantino (2)

En el año 313, después de doscientos años de persecución cristiana, el emperador Constantino reconoció a la Iglesia cristiana como religión oficial del Imperio Romano. El arte paleocristiano anterior difiere de la tradición grecorromana en el tema más que en el estilo. Más adelante en el E, cuando los artistas se alejaron del estilo grecorromano para crear uno totalmente nuevo, se convirtió en el arte bizantino, cuya importancia se ve en la profunda influencia que ejerció sobre el arte gótico. Fue la primera etapa de una tradición que seguiría siendo predominantemente cristiana, y que pasó por la Edad Media hasta llegar a la época del Renacimiento.

Glosario




Témperas



Aglutinante: En pintura es el vehículo, la sustancia que aglutina al pigmento. Por ejemplo, en el óleo el aglutinante es un aceite, mientras que en la pintura al temple (la empleada para realizar los íconos) es el huevo.


Bizantino: Arte esencialmente cristiano producido durante el Imperio Romano Oriental, cuando Constantinopla cayó bajo el dominio turco.


Icono: Pintura sobre panel que representa, en estilo tradicional bizantino, a Cristo, a la Virgen María y a los Santos.


Pintura al temple: Pintura en la que el pigmento está disuelto en agua y mezclado con clara o yema de huevo (en nuestro Taller utilizamos yema).


Témpera: Técnica pictórica en la que los pigmentos se diluyen en agua combinada con un aglutinante (agua, pigmento y cola).


De "La Historia de la Pintura", Wendy Beckett, Ed. La Isla. y
Diccionario Manual de la Lengua Española Vox, Ed. Larousse.

Arte Bizantino (1)

Click para agrandar

A principios del siglo II d.C, el gran Imperio Romano estaba en declive, y en el siglo III d.C, su vida política era caotica. Cuando el emperador Diocleciano dividió el Imperio en dos, de E a O, empezó la caída final de la parte occidental. En el siglo V el Imperio Occidental sucumbió a los pueblos bárbaros germánicos. En el E, en Bizancio, emergió un imperio nuevo, de base cristiana, que duraría mil años y que tenía una nueva forma de arte nacido del cristianismo.

De "Historia de la Pintura", Wendy Beckett, Ed. La Isla.