domingo, 2 de mayo de 2010

Arte Bizantino (3)

Emperador Justiniano (detalle del mosaico).

Justiniano y sus ayudantes, mosaico, Iglesia San Vital, Rávena.

La intensidad emocional pero al mismo tiempo seria de las pinturas del Fayum en Egipto aparece en los primeros mosaicos cristianos creados entre los años 526 y 547 en la Iglesia de San Vital, en Rávena, capital de la región liberada de los godos por Bizancio. Estos mosaicos consiguieron una madurez de convención estilística que formaría la base de todo el arte bizantino. El artista que creó Justiniano y sus ayudantes consiguió una gran imagen señorial de un emperador bizantino de mediados del siglo VI. Esbelto, arrogante, remoto e importante, Justiniano aparece con su obispo, el clero y una sección representativa de su ejército: Una imagen de las fuerzas unidas de la Iglesia y el Estado, y una imagen también de la deificación de los reyes practicada durante el Imperio Romano. Todas las cualidades principescas de Justiniano se pueden ver, en la proporción adecuada, en su séquito. Brillan muy por encima de nosotros, tanto de forma material como espiritual, en lo alto de las paredes de la Basílica. Al otro lado del altar hay otro mosaico igualmente brillante que representa a la esposa de Justiniano, la emperatriz Teodora.