sábado, 5 de junio de 2010

Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo (Corpus Christi)

Te adoro con devoción, Dios escondido,
oculto verdaderamente bajo estas apariencias.
A ti se somete mi corazón por completo, y
se rinde totalmente al contemplarte.

Al juzgar tuyo se equivocan la vista,
el tacto, el gusto, pero basta con el oído
para creer con firmeza; creo todo lo que
ha dicho el Hijo de Dios; nada es más verdadero que esta palabra de verdad.

(Fragmento de Adore Te Devote, Santo Tomás de Aquino)