domingo, 28 de noviembre de 2010

Orar en cuerpo y alma

(...) "Los ángeles son seres incorpóreos, pero nosotros no. Dios nos ha hecho con cuerpo y alma y, para ser completos, debemos adorar a Dios con el cuerpo y el alma. Nada es más central en el cristianismo que su afirmación del significado de la realidad material. Uno de los más importantes papeles desempeñados por los iconos en la historia cristiana ha sido la proclamación de la realidad física de Jesucristo, Dios encarnado. Cristo tenía, y tiene, rostro. Tenía, y tiene, cuerpo. En los iconos de María con su hijo en los brazos, siempre vemos los pies del niño desnudos, para que nos recuerden que caminó sobre la tierra. (...) Mediante la solicitud protectora hacia la creación y, sobre todo, mediante la solicitud para con el prójimo, es como más claramente manifestamos nuestro amor a Dios. Una de las cosas más extrañas que ha sucedido con la oración en gran parte del cristianismo occidental (...) ha sido la drástica erosión de la dimensión física de la vida espiritual. La oración se ha convertido fundamentalmente en una actividad de la cabeza. Muchos nos hemos convertido en una especie de aves que tratan de volar con una sola ala. Y los iconos pueden contribuír a que nos crezca de nuevo el ala perdida: el aspecto físico de la oración. ¿Rezas con los ojos cerrados? Como los iconos son objetos físicos, sirven de invitación a mantener los ojos abiertos cuando oramos. (...) Los iconos ayudan a resolver un problema muy simple: Si oro con los ojos abiertos, ¿qué debo mirar? No tiene por qué ser un icono, pero los íconos son una opción buena y útil. Sirven como puentes hacia Cristo, como vínculos con los santos, como recordatorio de acontecimientos esenciales de la historia de la salvación.

De Orar con los Iconos, Jim Forest, Ed. Sal Terrae, 2002.
Icono: Virgen Odigitria ("la que indica el camino") por Elena Storni.

Santa Catalina Labouré (28 de Noviembre)

"Oh, María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti". Catalina escuchó: "Hay que hacer una medalla semejante a esto que estas viendo. Todas las personas que la lleven, sentirán la protección de la Virgen".

Ntra. Sra. de la Medalla Milagrosa (27 de Noviembre)

"Estos rayos luminosos son las gracias y bendiciones que yo expando sobre todos aquellos que me invocan como Madre..."


De María Inmaculada a Santa Catalina Labouré.

Ntra. Sra. de la Medalla Milagrosa, imagen venerada en la parroquia del mismo nombre, Adrogué, Pcia. Bs.As, Argentina.