viernes, 29 de junio de 2012

Solemnidad de San Pedro y San Pablo (29 de Junio)

"Y yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella". Mt 16, 18

"...he peleado hasta el fin el buen combate, concluí mi carrera, conservé la fe". 2 Tim 4, 7 (San Pablo)

 
 
 
 
Icono: San Pedro sostiene a la Iglesia por Mirna Marano.

jueves, 28 de junio de 2012

Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro (27 de Junio)

"¿Qué me dice tu Santa Imagen, oh Madre del Perpetuo Socorro? Que eres Reina de todos los ángeles. Por eso, ahí tienes a tu lado a los dos grandes príncipes de la corte celestial. En actitud de religiosa veneración esperan tus órdenes, al mismo tiempo que reconocen tu excelsa autoridad...".

Novena del Milagro, día 5º.

sábado, 23 de junio de 2012

Natividad de San Juan Bautista (24 de Junio)

"Cuando llegó el tiempo en que Isabel debía ser madre, dio a luz un hijo. Al enterarse sus vecinos y parientes de la gran misericordia con que Dios la había tratado, se alegraban con ella. A los ocho días, se reunieron para circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre dijo: «No, debe llamarse Juan». Ellos le decían: «No hay nadie en tu familia que lleve ese nombre». Entonces preguntaron por señas al padre qué nombre quería que le pusieran. Este pidió una pizarra y escribió: «Su nombre es Juan». Todos quedaron admirados. Y en ese mismo momento, Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios. Este acontecimiento produjo una gran impresión entre la gente de los alrededores, y se lo comentaba en toda la región montañosa de Judea. Todos los que se enteraron guardaban este recuerdo en su corazón y se decían: «¿Qué llegará a ser este niño?». Porque la mano del Señor estaba con él. El niño iba creciendo y se fortalecía en su espíritu; y vivió en lugares desiertos hasta el día en que se manifestó a Israel". 
Lc 1, 52-66.80

Icono: San Juan Bautista por María Edith Paladino.

viernes, 15 de junio de 2012

Inmaculado Corazón de María.


Oh Jesús, el Unico Hijo de Dios,
el Unico Hijo de María,
te ofrezco el Corazón bondadosísimo
de tu Madre Divina,
el cual para ti es el más precioso
y agradable de todos.
Oh María, Madre de Jesús,
te ofrezco el Corazón Sagradísimo
de tu amado Hijo,
quien es la vida y el amor de tu Corazón. 

Ofrecimiento de San Juan Eudes.

jueves, 14 de junio de 2012

Sagrado Corazón de Jesús (15 de Junio)


"El Corazón de Jesús es un tesoro oculto e infinito que no desea más que manifestarse a nosotros". 


Santa Margarita María de Alacoque. 





Sagrado Corazón de Jesús por Ma. Laura Fernández Álvarez.

San Antonio de Padua (13 de Junio)

“Tan pobre como es la mesa que carece de pan, así la vida más ejemplar resulta vacía si le falta amor.”

San Antonio de Padua. 
 
 
 
 
  San Antonio de Padua por Elena Storni.

sábado, 9 de junio de 2012

Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo (10 de Junio)


"Mientras comían, Jesús tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: «Tomen, esto es mi Cuerpo». Después tomó una copa, dio gracias y se la entregó, y todos bebieron de ella. Y les dijo: «Esta es mi Sangre, la Sangre de la Alianza, que se derrama por muchos. Les aseguro que no beberé más del fruto de la vid hasta el día en que beba el vino nuevo en el Reino de Dios»". 

Mc 14, 22-25

La Comunión de los Apóstoles por Mirna Marano.

sábado, 2 de junio de 2012

Sma. Trinidad (S) 3 de Junio

"Los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús los había citado. Al verlo, se postraron delante de él; sin embargo, algunos todavía dudaron. Acercándose, Jesús les dijo: «Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, entonces, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo lo que yo les he mandado. Y yo estoy con ustedes hasta el fin del mundo»".

Mt 28, 16-20

La Trinidad por Elena Storni (basado en el original de Andrei Rublev, S. XV).

viernes, 1 de junio de 2012

En el Taller...


"En aquellos días, María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: «¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme?  Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno.  Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor»".

Lc 1. 39-45

La Visitación por Elena Storni.